BIOGRAFIA EMILIO RAMIREZ

GOLD COAST COLLISION DE SANTA MARIA: SUPERACION Y METAS CUMPLIDAS.

Por Alicia Rubio

"Después de tanto tiempo de vivir en Estados Unidos, y si Dios y la vida me dieran la oportunidad de regresar a México, No lo haría, porque han sido 22 largos años de lucha, aventuras y sueños alcanzados".

Emilio Ramírez originario de Guerrero, México llego a los Estados Unidos en 1993 a sus 18 años de edad y como todos pensando en un mejor futuro y en una mejor oportunidad de vida. " Me dijeron que acá en el norte se barrían los dólares y me ilusione, pero al cruzar la línea y después de vivir cuatro meses en Los Ángeles me di cuenta de la realidad, la vida acá es muy dura; fue entonces que decidí quedarme y hacer todo lo posible por alcanzar mis sueños, total, ya estaba aquí". El señor Emilio llego a Santa Maria, CA. a vivir con unos primos y sin estudio ni idea de cómo trabajar pues no sabía hacer nada, pero eso sí, lleno de esperanzas. Su familia lo llevo al campo a piscar limón, donde le pagaban $18 por caja y trabajaba de sol a sol, "jornadas muy duras" dijo, pero sin embargo fue en este lugar donde el joven Emilio sintió en carne propia lo que es la discriminación. "Yo debía usar una tijera para cortar los limones, recuerdo, Quesqué para hacer el trabajo más rápido y como no sabía usarlas, los cortaba con la mano es decir, los jalaba de las ramas, entonces el patrón me vio y sin mas explicación me quito el trabajo, no quiso enseñarme ni escuchar razones, me acuerdo que le rogué bastante y le dije cuanto necesitaba el trabajo, pero no le importo, entonces me fui a la fresa y después al apio, y recuerdo que los primeros días no podía ni moverme, me dolía todo el cuerpo, era muy duro". Pero todo esto me lo hizo decaer, seguí luchando por mantenerme en este país y lograr mis sueños. Siempre busque lugares en la ciudad donde pudiera desempeñarme haciendo algo diferente con la plena esperanza de encontrar algo o a alguien que me ayudara a salir adelante y siempre pensando que si podía trabajar haciendo trabajos cansados al igual podía echarle ganas y hacer otra cosa." Comencé a estudiar Ingles, y eso me cambio la vida, me puse metas, y pensé: en 5 anos todo será diferente". Sin embargo el tiempo transcurrió y efectivamente todo cambio, pero en menos de tres anos y asistiendo a un club de karate, conocí a alguien que le dio la oportunidad de trabajar en un taller cerca de la calle Cook, mi primer trabajo lijando una bicicleta, haciendo mandados y limpiando, y a los tres meses me dieron el trabajo de ayudante, fue " un americano" me enseño carrocería y pintura. 



"En 2005 un amigo me traspaso su negocio y sin experiencia de manejar negocios pero con muchas ganas me avente y abrí mi propio taller, Gold Coast Collision y al poco tiempo inaugure mi segundo local; Gold Coast Collision #2, donde trabajamos directamente con a seguranzas y clientes y que a lo largo de más de 10 anos me siguen apoyando porque han quedado satisfechos y felices con mi trabajo". "Tengo amigos que todavía trabajan en el campo, los encuentro y me saludan y los saludo y los invito a venir a mi taller, yo estoy encantado de ensenarles el oficio y ayudarlos, para mí sería bonito que al igual que yo tuvieran la oportunidad de superarse". Gold Coast Collision #1 y #2 han estado al servicio de la costa central por muchos anos sin embargo, el señor Emilio dice que eso no es todo pues en sus planes futuros  planea tener un Gold Coast Collision #3. En este momento tiene 17 empleados a su cargo y a sus hijos trabajando en el negocio. " Lo mejor que me ha pasado ha sido tener éxito porque sé que la gente puede confiar en mí, siempre que hablo con personas que apenas llegaron a este país, los invito para que vayan a la escuela, que aprendan Ingles, que no se conformen, porque si yo lo hice, todos lo pueden hacer. Esto me llena de satisfacción y ya no ando en el frio ni madrugo, estoy en un lugar donde gracias a Dios no me falta el trabajo, estoy feliz y aunque sé que me falta mucho por aprender tengo las ganas de seguir adelante y conocer gente nueva que me siga ayudando a cumplir mis metas y sobre todo porque he aprendido a valorar lo que tengo, porque la verdad si batalle para llegar adonde estoy, ah pero valió la pena".



(805) 614-7448

(805) 928-7448